jueves, 22 de marzo de 2012

HOMOFOBIA: UNA PRÁCTICA DE DOMINACIÓN CULTURAL EUROPEA


Por mucho tiempo, se ha asumido en occidente que los puntos de vista del sexo y la sexualidad son similares en todo el mundo. Nunca ha sido así, explica el historiador William Naphy.

La heteronormatividad, entendida como un régimen social político y económico que privilegia las prácticas sexuales heterosexuales como necesaria para el funcionamiento de la sociedad y cómo el único modelo válido de relación sexoafectiva, es un discurso y una práctica de dominación colonial de la Europa moderna y su hegemonía en las prácticas sexuales en culturas de todo el mundo es tan reciente como la hegemonía de la propia Europa a partir del siglo XVII

La realidad es que hasta el siglo XVI, fuera de la Europa medieval las culturas de todo el mundo estaban plagadas de referencias que otorgaban una vital importancia a las prácticas sexuales e incluso afectivas, entre personas del mismo sexo. Así lo han venido demostrando exhaustivas investigaciones en una gran cantidad de civilizaciones, en las que las prácticas sexuales entre personas del mismo sexo con sus matices y sus condiciones eran aceptadas e incluso consideradas necesarias para el desarrollo de la sociedad.

Cabe destacar en este punto, que civilizaciones antiguas del mediterráneo como fue el caso de Grecia y mas tarde Roma, tampoco estigmatizaban ni reprimían los actos sexuales entre personas del mismo sexo siempre y cuando se ajustaran a normas de interpretación social concretas.

Mas al oriente, en china por ejemplo, los reyes tenían disposición de tener prácticas homosexuales y podían ser participes de tales prácticas durante toda la vida. En la cultura China, la literatura más antigua conocida es una colección poética llamada Shi Jung (el clásico de odas), que Sugiere que la belleza y el erotismo no eran específicos de un género. El Shi Jung relata historias de relaciones entre nobles y guerreros del mismo sexo aunque también incluye relatos de afecto romántico entre hombres y mujeres. En la cultura china las relaciones mas comunes entre personas del mismo sexo eran aquellas conformadas por un hombre “pasivo” de nivel social inferior y un hombre “activo” de condición social mas elevada.

De manera generalizada, entre las culturas de África, hasta antes de la llegada de los Europeos, los actos sexuales entre personas del mismo sexo eran comunes y aceptados. Así lo demuestran estudios recientes que sacaron a la luz los “matrimonios” celebrados por casi todas las tribus del sur del continente para unir a dos mujeres, y la tolerancia de las creencias religiosas de la región hacia individuos que no podían o no querían conformarse a los patrones de género aceptados comúnmente. Por último, destacan el descubrimiento de pinturas en roca en los que se hace un fuerte énfasis en la fertilidad y la sexualidad en su sentido más amplio y donde entre otras cosas se muestran con claridad imágenes de sexo anal e intercrural ente hombres.

La información que tenemos respecto a la historia de los pueblos del Indo también confirma por los registros más antiguos que han perdurado, una enorme ambigüedad hacia el sexo y la sexualidad que incluso se muestra con claridad en las creencias religiosas de la región. Los dioses de la india por ejemplo, adoptaron muchos aspectos y mostraron disposición a amar y tener sexo con diversos individuos sin importar el género y lo que es más importante aún, los dioses no solo tenían relaciones sexuales con individuos del mismo sexo, sino que también alteraban su género y lo que es mas interesante, en algunos casos se consideraba explícitamente que tenían manifestaciones como hombres o mujeres y en algunos casos, eran ambos al mismo tiempo.

En la propia Europa hasta la debacle Romana las prácticas homosexuales estaban ampliamente difundidas por el imperio y entre los pueblos “barbaros”. Y siguió siendo común entre la población hasta la alta edad media, Incluso hay registros de uniones de parejas masculinas del mismo sexo celebradas tanto por los primeros cristianos como por la iglesia en un periodo avanzado de la edad media.

Y así, podemos seguir mencionando sin fin culturas de todo el mundo donde las prácticas entre personas del mismo sexo no eran condenadas ni perseguidas, y con ello demostrar haciendo un análisis radical de la historia que las prácticas homosexuales siempre estuvieron en las culturas de la humanidad, y que no son una moda ni una práctica producida por un sistema político y ecónomico post-industrial en decadencia.

Poner énfasis en esta nueva interpretación de las historias de los pueblos del mundo que no son la historia universal Europea, nos permite concluir que en primer lugar la persecución mundial de los actos homosexuales sin reservas se dio con la colonización y la expansión de la “modernidad” que implicó entre muchas otras cosas una obsesión desmedida por aumentar la población y la mano de obra que permitiera alcanzar la industrialización.

Asimismo que la persecución de la homosexualidad se expandió a las culturas de todo el mundo bajo el yugo colonial Europeo, el cual instituyó por primera vez la condena explicita de los actos homosexuales en culturas que jamás lo habían hecho.

Y finalmente, que la reivindicación de la no persecución de los actos sexuales entre personas del mismo sexo se puede entender como un proceso de descolonización en todas las sociedades del mundo a donde el yugo Europeo colonial llegó para imponer una visión completamente errada del como la sociedad debía vivir su sexualidad, bajo un régimen exclusivamente heterosexual, sin importar que esa visión excluyera a grandes sectores de la población que no se ajustaban a la norma: Mujeres que amaban a mujeres, Hombres que amaban a hombres, Mujeres y hombres que amaban a ambos, mujeres que eran hombres, hombres que eran mujeres.

En fin.

@FeztGDL

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada